viernes, febrero 03, 2006

Después de las sierras, el mar


Sí, después de mis semanas en Córdoba, curando el corazón y el cuerpo; descansando mi mente, volví para Santa Lucía, trabajé unos días, y decidí rumbear para el sur del país, y sobre todo volver a un lugar tan bello como Las Grutas.
Ya hace más de una semana que estoy por aquí, en el depto de una amiga, pero sola. Bah, sola es una forma de decir, ya que a los tres días de llegar apareció en mi vida una sirena, y una no pudo dejar de oir su llamado, por más que me había propuesto no meterme en nada, por meses, al menos.
Pero esto fue más fuerte, y bueno, aquí estoy, no tan sola, tampoco enamorada, pero gozando un poco de la vida con otra mujer, de casi mi edad, música, y masajista. ¿Qué más puedo pedir?

6 comentarios:

LH dijo...

Vos si que sos un caso! Dios te cuide pues a vos te quedó grande el trabajo.

noemi dijo...

Puedes pedir que no te rompan el corazón.

Libertad dijo...

Tienes mucho aguante ¿no? Quisiera una sola noche contigo, y poder hacerte gozar de verdad!
Un abrazo cadencioso, Libertad

Diego Gutiérrez dijo...

a 1,100 kms de BsAs...
no esta nada mal...
y q facilidad tenes para encontrar mina, vos...

joana (ficticio) dijo...

hola....ya me hacias falta....oirte en tu escritura es bello...y es bello como te sonrie la vida...tu tan enamoradiza y con suerte....un nuevo amor y en el mar...yo en España tambien vivo muy cerquita del mar...pero ahora mismo hace un frio que te quedas "espanta"...he visto donde estas que chuli es eso y calentito....que el amor te siga haciendo libre.
un beso y cuidate....¡cuidate!
joana

El Ave dijo...

un caso total, vamos...
chiquilla, pero ¿tú qué les das???? jijijij. me alegro ¿eh?
besos