sábado, febrero 04, 2006

Lady in red


Viniste de rojo, húmedos tus cabellos, tus manos aromadas por un urgente perfume. Viniste de rojo para embestirme. Me dijiste tu nombre: Amanda. Mentís y lo hacés muy bien. Ese no es tu nombre, y no me importa, por primera vez no me importa. También me mentís diciéndome que sos lesbiana, que sólo lo hacés con mujeres. Sorry, nena, no es verdad. Se nota en tu cuerpo, en tus movimientos, que también curtís con tipos, y sabés qué... no me importa.
Somos las dos en el aquí y ahora. En cada beso, cogida, en cada comida que compartimos. Ni ayer ni mañana. Carpe Diem, en rojo, tornando al violeta.
Te dije que llevo un blog, no me creíste, pero en mi computadora encontré tu búsqueda... ¿qué buscabas? Nada... una gota en el océano de la blogosfera.
Sos la única que lo sabe: escribo mi vida, y la de aquellas con quienes me cruzo. Esa parte de vida, queda por aquí.

Cogés bien ¿sabías? ¿Te lo han dicho tus hombres? El sur libera, el sur limpia el alma y el cuerpo, y la mente.
Viniste de rojo, querías jugar a las escondidas, al gallito ciego, a caperucita roja.
Me das fuerza ¿sabías? Amanda, la que es amada por una tonta como yo; por una romántica como yo. Te emocionaste cuando te di las rosas la otra noche. Yo también, fue con desapego, pero me emocioné. Aún puedo regalar flores; o un libro, o bombones.
A Melisa solía regalarle bombones, nos empachábamos con ellos. Pero aquí estás vos, y me observás mientras escribo. Estás en esa cama de un pequeño departamento, en el culo del mundo, y mientras fumás me mirás, en pose.
- ¿Escribís sobre mí?
- Sí, te digo. Me siento casi como una pintora, con su modelo allí desnuda. Te pinto con palabras, pero más que a vos a la situación.
- ¿Lo voy a poder leer?
- Si lo encontrás sí, es todo tuyo este texto que estoy por subir en la web.

Morbo del saberse contada, dicha, saboreada en palabras. Sus pezones comienzan a pararse, a erguirse como torres marinas. Mis manos necesitan otra cosa más que un teclado. Es bella Amanda, la que miente. Somos bellas en esta tarde remota de un remoto sur, frío y con lluvia.

Tags: , , , , , , ,

7 comentarios:

Una fan dijo...

Wow! quién sos vos? dónde estás? cómo te puedo encontrar?

Una fan

Trapitos al sol dijo...

¿Cómo te das cuenta que está con hombres? ¿Qué movimientos del cuerpo?

Saludos, trapitos al sol

Tan Linda como Pelotuda dijo...

Aparte de mentirosa.
Parece puta.
Ojala la disfrutes.
Jajajajajajajaja.
De onda, jajajaa

lector dijo...

gracias por volver al relato. era necesario. en buenos aires la noche es de calores. me voy a tomar un rivo, asi me duermo mas tranquilo: el año pasado pise las grutas, lindo pero no habia sombra......too sunny. fui a madryn.
el paraiso.

Anónimo dijo...

Cariño mío la puta envidia, yo también quiero, disfruta por todas y todos los seres, yo que también soy una casi pelotuda

Irene dijo...

me encanta esta descripción de un encuentro, y de las mentiras y de lo que se descubre así, sólo por mirar y ver.

Así que sabe que escribís sobre ella, seguís saliendo más del clóset vos!!

Te felicito.

joana (ficticio) dijo...

jo...que barbara eres...¡las palabras...tus palabras queman! un beso