domingo, noviembre 27, 2005

Alone again, naturally

Hace un par de horas que Melissa salió rumbo a Ezeiza. Vuelve a París para terminar su beca de especialización.
Yo vuelvo a andar medio a los tropezones por la casa. A media luz mientras atardece, con mate en mano y regando las plantas. Así intento pasar estas primeras horas de esta nueva separación.
No es algo tan raro, pero cada vez es diferente, y cada vez hubo razones diferentes.
Estoy tentada, quiero comer un pan dulce. Estas fechas que se aproximan (las fiestas) no me gustan para nada, salvo por algunas delicatessen que puedo comer. Y hoy es pan dulce, siento el gustito en la lengua. Quizá pase unas horas dando vuelta en el supermercado; quizá salga a caminar y tomar una birra por allí; quizá la llame a Amanda y cenemos juntas. Quizá no haga nada de eso, me limpie el pezón con el piercing, encienda la tele y me tire como vaca a ver nada que realmente me interese.

4 comentarios:

Me alejo de mí dijo...

Che, LLA (a propósito.. cual es tu nombre???) vos no tenés pensando ningún viaje para despejar tu mente??? Ya sé que estuviste en Córdoba, quizá deberías dejar el país... no sé.

Saludos, alguien que quiere dejar el páis por unos días.

Lucrecia dijo...

¿Cuándo vuelve M.? No te queremos bajoneada mucho tiempo.

Lucrecia

joana (ficticio) dijo...

animo ha sido un regalo tenerla contigo estos dias pasado...chao un abrazo.
Joana(ficticio)

Brocco dijo...

rico mate...
y el placer de no ahcer nada, qué? ;)