sábado, julio 15, 2006

Words

La última, la fragil palabra
que te nombra. La desnuda fragancia
de este olvido clavado en el sexo
como una mariposa, transparente.
Duele, decir el duelo. Duele el dedo
que punza, una y otra vez, la herida.
Te siento, ahí, sangrando, elevada
en mi memoria, puro altar para tu cuerpo.

E./ LLA


2 comentarios:

gabrielaa. dijo...

el deseo amputado como universal? por qué Elvira escribe lo que me pasa a MÍ ?!?!?

¨ce_ dijo...

Es tan difícil todo eso...
Pero hay que tener en cuenta que todos los amores son distintos; y que nunca se olvidan. Creo que más bien se racionalizan... Y entonces una los deja ir.