lunes, septiembre 11, 2006

Los presupuestos de la vida

Hace dos horas que le estoy dando vueltas a un presupuesto, y no me cierra. Estoy rodeada de papeles. Le estaba dando vueltas y vueltas al lápiz cuando reparé en el apellido del cliente: el padre de Melisa, que es un cliente histórico. No me había dado cuenta antes.
Mi asistenta me dejó escrito: pasa él o la hija, y no había reparado, a nivel consciente, de quiénes se trataba. Ahora sí que me cierra menos, pero sé que dentro de cuarenta minutos alguien pasará, y estoy deseando que sea el padre, saludarlo, charlar con él los detalles y nada más.

Tags: , , , , , , ,

2 comentarios:

La Pelada dijo...

me juego la cabeza que aparecio Melisa... las tortas somos tan.... somos tan como somos!!

¨ce_ dijo...

Punto para la pelada :P